¿Cansado de navegar buscando porno de calidad? Aqui tienes el mejor contenido, recopilado para tu placer:

Sebastián se da el gusto II

Por fin pude volver a mina clavero, después de casi 1 año y meses volví en 2/01/06, esta vez fui mas preparado, lleve toda mi ropita sexy, bombacha, calzas, polleritas, vestiditos, medias de red blancas, rojas y negras, zapatos, blusa pantalones, topcitos, pantalones cortitos que se me perdían en la cola, cremas, perfumes florales y el cepillo para batirme el pelo, iva reencontrarme con LUIS, estaba nervioso y ansioso, él no sabía de me regreso, llego con mi bolso a la casa, a las 9:30 de la mañana y me encuentro con que no trabajaba mas allí, le pregunte a la señora que me atendió, y me dijo que se había ido de cuidador a una casita en las cierras en una quinta en LAS ROSAS, me fui a la plaza principal y me tome un taxi, Las Rosas es un pueblito que esta entre villa dolores y mina clavero en el medio de la cierras, el taxista me llevo hasta el parador donde paraban los micros locales, me baje y pregunte en un almacén si conocían a un tal LUIS que era casero en una quinta, el hombre mayor me explico donde quedaba la quinta y que estaba a tres kilómetros de la ruta principal, así que le dije como podía hacer para ir y me dijo que si lo esperaba el me arrimaría en su camioneta, o lo que quedaba de su camioneta por que estaba re rota, me dejo a unos 100 metros de la casa por que el era de mina clavero y quería volver a trabajar y para el almuerzo, lo salude normalmente y me quede solo en medio de la cierras con mi bolso, con unos pantalanes de gymnasia que ocultaban mi bombacha cola less y mis medias caladas blancas, empecé a sentirme aturdido por el bombear de mi corazón, estaba a cien metros de mi macho, y yo con unas ganas de estar con el culo al aire que me moría, camine y al llegar veo una casita con galería enredaderas plantas era humilde pero hermosa, golpee mis manos y escucho la vos de mi macho que me grita ”Ya va”, empecé a temblar, eran las 10:25 de la mañana, el corazón se me salía y la cola me palpitaba un cosquilleo me subía por las piernas y de atrás de la casa aparece LUIS con el torso desnudo, unos pantalones de trabajo y todo transpirado, cuando lo vi me quede quietito no podía hablar me miro y me dijo “Sebastián, volviste” con una sonrisa que me enloquecio y solo atine a decir “hay LUIS” me agarro y me abrazo, yo crei desmayarme en sus brazos fuertes y peludos, su pecho jadeante me mojaba mi remerita y nos miramos y me colgue de su cuello, me miro y me dijo “ estoy solo Sebis, mi mujer se fue a Catamarca todo el verano a trabajar allá” y yo le dije “Hay Luis, Hay Luis” con voz lastimosa, casi sollozando y mas afeminado que nunca, me abrazo mas fuerte y me beso, me beso con tantas ganas que yo me moría de felicidad, me manoseaba la cola, el pelo, la espaldita y yo me hacía cada vez mas chiquito en su pecho peludo y paraba mas la cola para disfrutar de sus manazas fuertes que me amasaban los cachetes de la cola, después pasamos abrazados, muy acaramelados a la parte de atrás de la casa donde estaba arreglando unos alambrados y ahí me agarro con mas ganas que antes, me dio vuelta y me empezo a morder la nuca mientras gruñia y jadeaba como un lobo en celo, yo sollozaba y repetia su nombre, me dejo con la cola al aire y me la empezo a lamer yo gemía y le pedi que parara, por que el me habría y cerraba los cachetes y me lengueteaba el ano y ese movimiento estaba a punto de hacerme acabar, se detuvo y le dije que yo queria chupar su pija y que el no haga nada que me dejara disfrutarlo por que si me toca la cola yo me relajo, se paro y se puso derecho, lo vi como un dios, alto, peludo, fibroso, flaco pero re marcado sus musculos, la piel curtida por el sol, la cara con arrugas de un macho trabajador, su boca su rostro de mescla de turco e indio, lo bese, le bese el pecho, el abdomen, le baje los pantalosnes lo deje en calzoncillos, le lami las piernas fuertes y peludas, el olor a transpiració fuerte que tenía me embriagaba, hasta que empece a comerle el bulto por encima del calzoncillo, el me decia que ma habia extrañado, le baje el calzoncillo y el olor a pija casi me mata, me enloqueci se chupe con dulzura y con pasion, le comi los huevos y de pronto se quiso alejar metiendo la pija para atrás pero yo lo segui con mi boca mamandole la verga, se puso tenso y metio el culo para adentro y saco toda la pija para afuera y empezo a acabar en mi boca, yo tragaba tragaba pero igual se me derramaba por la pera chorreandome el cuello, acabo mucho y estaba tan tibia y rica su leche que me puso mas exitado, le dije que mi cola se habia cerrado por el tiempo que paso que tenia que ser suave, él que ya habia acabado se dedico a mi cola con paciencia, me abrazo de costado cosa que mi hombro quedara en medio de su pecho, mientras me mordia la orejita y la nuca y me basaba, con la mano que quedaba atrás mio me manoseaba el culo, me pegaba en las nalgas me la hablando con masajes y chirlitos, yo estaba como en la estratosfera, me sentia mareado en brazos de Luis, me deje caer arrodillado me incline y le deje todo mi redonda cola para que me hiciera lo que quisiece, me cogio con la lengua, me me masajeo los cachetes hasta que empece a sollozar en forma continua al ritmo de sus manos y su lengua en mi cola, me puso la pija de punta en mi ano lubricado y con el menor esfuerzo me introdujo la cabeza babeante de su pija, me incorporo con sus brazos fuertes, quede arrodillado casi sentado, como si fuera una ranita, y con sus jadeos y mordiscos, besos y lenguetazos en mi nuca boca y orejita se me habrio la cola en pompa y me entro toda, hasta que sus bolas chocaron contra mis nalgas, empezo a bombear, y yo lo ayudaba dandole culazos suaves en su pelvis, eso lo eloquecio y en mas de una bombeada nos tuvimos que quedar quietitos para no acabar hasta que en una no nos aguantamos mas y me siguió cogiendo dandome bombazos pijazos en mi cola hasta que acabo, que fuerza que tiene Luis como se tensa cuando acaba, me agarro fuerte de mi cintura y nalgas y me trajo contra él y juro que senti su verga que me perforaba el corazon, me inundo de semen, sentir sus achuchones en mi cola y en todo mi cuerpo fue volver a vivir, nos caimos desplomados, estuvimos abrazados como 40 minutos, su transpiración caia en mi cara y el resto de mi cuerpo estaba bañado en su sudor, en su olor a macho, y su semen estaba en todo mi cuerpo, habiamos empezado de nuevo estabamos los dos felices, me pregunto si seguia de novio con esa chica y le dije que si, me miro me sonrio y me dijo “mejor, asi sos mas puto” y nos besamos, eso fue la primer hora y media de los 54 dias que fui su esposa, mujer, hembra, amigo, putito, lavandera, etc…

sebisflor@hotmail.com


 

Para volver a SEXYCUENTOS, haga click aquí



 

¿Cansado de navegar buscando porno de calidad?

Aqui tienes el mejor contenido, recopilado para tu placer:

 

¿Escribes relatos eroticos? Mándamelos por mail (preferentemente en .doc) y los publicaré

latinas
sexo
sexo anal