¿Cansado de navegar buscando porno de calidad? Aqui tienes el mejor contenido, recopilado para tu placer:

Experiencia inolvidable II

A partir de la vez en que nos masturbamos mutuamente mi primo Javier y yo, empezó a buscarme muy seguido y le gustaba que lo masturbara, pero una vez que habían salido mis padres de casa y yo estaba solo, el llego y nos saludamos como si nada, de pronto le dije que tenia que ir al cuarto por unas cosas, y el me siguió sin darme cuenta y cuando de pronto que siento como me toma por la espada de la cintura con fuerza y me hace sentir su pene que ya estaba erecto, y me empezó a besar el cuello y a tocarme las nalgas y debes en cuando mi pene.

Así estuvo un buen rato besándome por la espalda y dejando que yo sintiera su pene muy pegado a mis nalgas, hasta que me volteo y se bajo los pantalones y me coloco su pene en la boca, yo nunca había sentido algo así, por lo que mi primera reacción fue de ahogo, hasta acostumbrarme a su tamaño, así que empecé a chuparle su pene erecto, hasta que sentí su liquido preseminal, y me dijo que me acostara en la cama, y así fue me recosté ya desnudo en mi cama, y el se acostó en sentido contrario a mi cabeza y empezó a besarme las nalgas y después a besar mi ano, una y otra ves, yo sentí riquísimo mientras yo le lamía el pene, así estuvimos un buen rato hasta que el ya excitadísimo, se levanto y me puso boca abajo y empezó a empujar la cabeza de su pene en mi ano, que ya estaba todo ensalivado, y sentí un dolor enorme cuando la cabeza de su pene había penetrado por fin mi culo y así lo hundió mas y mas hasta que me tenia poseído totalmente, el se movía como enloquecido, hasta que sintió venirse, así que saco su pene y lo vació en mis nalgas.

Yo excitadísimo y con el pene bien erecto, le empecé a besar su ano, también y así lo tenia hasta que me pidió que se lo metiera, y de inmediato le introduje de un solo golpe mi pene, y estuve arremetiéndolo una y otra vez, hasta que sentía subir a la gloria, y así explote y le llene el culo de semen.

Y el por su parte parecía que estaba en un trance del que no quería salir, ya que me besaba una y otra vez los labios con besos apasionados, como una mujer enamorada después de entregarse a su amado.

A partir de esa ocasión nos buscábamos para seguir con nuestra intimidad, y si se dieron otras cosas de las cuales después hablare, pero el día de hoy soy un hombre al cual le encantan las mujeres, pero le gustaría volver a sentir esas sensaciones y la verdad algunas veces he pago a algún trasvertí para que me haga sexo oral.

Espero que les haya gustado y por favor escriban sus comentarios a loscarbi@hotmail.com

Para volver a SEXYCUENTOS, haga click aquí



 

¿Cansado de navegar buscando porno de calidad?

Aqui tienes el mejor contenido, recopilado para tu placer:

 

¿Escribes relatos eroticos? Mándamelos por mail (preferentemente en .doc) y los publicaré

latinas
sexo
sexo anal