¿Cansado de navegar buscando porno de calidad? Aqui tienes el mejor contenido, recopilado para tu placer:

Dos tíos rubios
Hola me llamo Trey Pardo. Soy urólogo especialista en rayos x. Tengo 25 años y soy gay activo. Estoy bien mamado, soy de tez blanca y tengo el cabello rubio. Me encanta ir al gimnasio. A continuación les voy a contar lo que me sucedió la semana pasada:
Siempre en mi intimidad más de una vez pienso en una o dos pollas follándome a la vez, dándome placer sin parar hasta terminar corriéndose las dos sobre mí, pero nunca he dejado que me follen por miedo al dolor que eso me produciría.
Regresé de mi consultorio. Era una aburrida tarde sin nada qué hacer con mis amigos. Nada en mi departamento podía entretenerme. Comencé a hojear una revista porno, al principio sólo para pasar el rato, pero empecé a ponerme bastante caliente.
Yo ya había probado a meterme un dedo en el culo, o dos como máximo, pero nunca había pensado en pasar de ahí. Con la calentura que me estaba entrando, empecé a pensar en algo que pudiera meterme y que fuera del tamaño de una buena polla, o del tamaño de los consoladores que había estado viendo (me refiero a los grandes claro). De repente se me vino la idea a la cabeza. Un pepino sería mi aliado. Sin pensarlo dos veces bajé a comprarlo. Busqué algún comercio donde comprar mi preciado juguete, pero no hay tiendas cerca de mi departamento. Al final decidí ir en coche al supermercado. Compré 3 pepinos bastante grandes.
De camino a casa fui pensando en lo que iba a hacer. Me estaba poniendo cachondísimo y deseaba llegar ya. Estacioné mi auto. Cuando llegué me dirigí a mi habitación y estaba tal y como yo esperaba, muy calentita. Saqué las piezas de la bolsa y me quedé un poco perplejo, ya que eran más grandes de lo que yo esperaba. Tuve que elegir el más pequeño de los 3, y aun así no estaba seguro de que todo aquello fuera a entrar dentro de mí. Lo medí... 17 cm. De largo, por ¡¡casi 6 de ancho! De todas formas, cada vez que lo pensaba me ponía más caliente. Llevé a la habitación vaselina y papel para después de la función no tener que moverme para nada de la cama. Me quité la ropa poco a poco, y al quedarme completamente desnudo comencé a acariciar todo mi cuerpo, sobre todo mi lavadero, sin tocarme mucho la polla, ya que de lo caliente que estaba sabía que en cuanto le diera un par de meneos me iba a correr... me coloqué a 4 patas, que es una posición que me excita mucho, y comencé a untar bien mi culo con vaselina. No tengo nada de vello, por lo que la vaselina se extendía mejor, y me unté tanta que prácticamente los dedos entraban solos. Entonces puse un condón en el pepino y comencé a apretarlo despacio contra mi culo. Noté como entraba casi de repente, y me hice un poco de daño. Tuve que parar, y cuando pasaron 2 o 3 minutos volví a intentarlo, esta vez más despacio y acompañando la penetración con suaves meneos en mi polla. Mi respiración se aceleró mucho, y mi corazón también. Mi polla empezaba a soltar un líquido transparente, y yo lo cogía y lo chupaba. Tardé unos 10 min. En meterlo del todo, y la sensación que tuve fue desconocida para mí. No tenía nada que ver con cuando me metía uno o dos dedos. Sentía una excitación que en ese momento hubiera jurado que era insuperable. Gemía y me retorcía sintiendo aquello tan gordo dentro de mí, aquello que había dilatado mi culo hasta límites insospechados. No quería tocarme la polla, sólo sentir aquello entrando y saliendo de mí. El ver cómo entraba y salía, y el ver mi culo tan abierto me calentó aún más. Lo que salía de mi polla había pasado de ser un líquido transparente a ser semen, y lo chupaba con más ansia cada vez. Sentí cómo me corría sin tocarme la polla, y esa sensación me hizo delirar. Gritaba y gemía sin importarme que pudiera oírme algún vecino ni nada parecido.
De repente, en medio de mi griterío y mis gemidos, escuché el timbre. Al principio ni se me pasó por la cabeza el hecho de abrir la puerta, pues ese momento no lo estropearía por nada. Pero al ver que insistían tuve que ponerme un pantalón y dirigirme a la puerta a abrir. Todo esto lo hice pensando en despachar rápidamente a quien fuera y seguir con lo mío.
Abrí la puerta, y frente a mí, estaba mi amigo Pablo. Un colega en el laboratorio de rayos x. Es un rubio mamadísimo con una polla enorme y uno pectorales que me vuelven loco. El es gay pasivo. Lo sé por que ha sido mi compañero de pajas desde que íbamos a la prepa. Le pedí que me follara. Al principio dijo que no, diciéndome que no podía hacerlo ya que nunca había follado a alguien; pero se lo dije un par de veces más y accedió.
Me quité el pantalón del pijama. Me quedé en boxers. Él se desvistió también. Me preguntó que por qué los tenía tan húmedo (yo no me había dado cuenta, entre la crema y lo que yo soltaba por delante estaba empapado). Le dije que si quería saber la causa me siguiera hasta la habitación.
Una vez allí, vio todo lo que había encima de la cama y se quedó un poco sorprendido. Me metí su polla en la boca. La chupaba ansiosamente, como si llevara deseando mucho tiempo ese momento. Él gemía de placer. Entonces, le pedí que me ayudara a meterme un poquito mi juguete. Nos colocamos haciendo el 69, yo arriba y él abajo, y mientras yo se la chupaba él me lo metía. Sentí que me corría otra vez. Cuando llevábamos un rato me pidió que parara, que no quería acabar tan pronto. Me dijo que me colocara la almohada debajo del vientre y se subió encima de mí. La sensación era espléndida, era lo que deseaba en aquel momento. Aquel hombre encima de mí me bombardeaba, me follaba fuerte pero a mí me encantaba. Tenía todo lo bueno del pepino, y además yo no tenía que moverme, sólo sentir a aquél hombre dentro de mí. Su polla era algo más estrecha que mi juguete, pero era más larga. No me entraba toda. Me encantaba aquella sensación.
Cambiamos de posición, subiéndome yo encima de él y moviéndome lo más rápido que pude. Él empezó a decirme groserías, que aún me excitaban más. Me decía que me iba a romper el culo, a lo que yo le contestaba que lo hiciera. Al final, me dijo que quería que me tragara su leche. Yo no estaba como para decir que no. Tenía un dolor de huevos inmenso, y me la meneé fuerte a la vez que se la chupaba para que terminara de correrse en mi boca. Él se corrió antes que yo, y cuando se la estaba limpiando bien con la boca fue cuando me corrí yo. Pablo estaba al full y me pidió que lo follara como siempre.
De repente siento una extraña sensación de placer era Pablo chupando mis 22 centímetros de pene.
Imaginen a su mejor amigo, compinche en todo, salidas, pajas, en fin de todo, mamándotela. Me excité tanto que largué un buen gemido de placer.
- AY BEBÉ COMO LA CHUPAS-
-PARA MI REY LO QUE QUIERA-
-UY NO ME TIENTES MAS DE LO QUE ESTOY-
-TE ENTREGO TODO, BOCA, CUERPO, CULO, HAZME LO QUE QUIERAS-
-AY PAPITO MIRA COMO SE ME PARÓ-
-SI ASI LA QUIERO, BIEN DURA Y EN MI CULO-
-OK TUS DESEOS SON ORDENES-
Saqué un condón (muchachos la seguridad va primero, no lo olviden) y le metí mi pija bien caliente y dura en ese culo hermoso paradito y bien durito producto de cojidas y gimnasio.
-ASÍ ASÍ PAPI, MÉTELA, MÉTELA.-
-TOMA, TOMA, GÓZALA, ACA TENES MI PIJA-
-AH, SI, CÓJEME, NO PARES-
-NO PARO HASTA QUE LARGUE LECHE, AH, QUE HERMOSO CULO-
-SI, ES TODO TUYO MACHO-
-PONTE BOCA ABAJO Y ÁBRETE BIEN-
-BUENO, PERO DESPACIO, ME VA A DOLER.-
-NO MI BEBÉ, TE VOY A CULEAR TAN RICO QUE TE VAS A MORIR DEL PLACER-
Lo bueno de esta posición (yo arriba y el boca abajo) es que el culo está mas estrecho y es mucho más rico, y el que está abajo sin quererlo va simulando un coito y acaba también en ese momento.
-AY QUE RICO ME COGES-
-SI, TE COJO TODO, QUIERO ACABAR-
-DALE, DAME TU LECHE PAPI-
-AH, AH, YA ME VENGO-
-YO TAMBIEN, YO TAMBIEN, AH-
-UY, ASÍ, ASÍ, MUÉVETE QUE ACA......AH.-
-UY, SI, LECHITA-
Me corrí finalmente dentro de él. Estaba exhausto de haber tenido tanto sexo. Pablo tenía un dolor de huevos enorme de tanta cogida. Me puse unos boxers, Pablo se puso los suyos. Nos metimos en mi cama. Lo abracé y nos quedamos dormidos como siempre.
Si quieres hacer algunos comentarios, quieres consultarme o quieres algunos consejos sobre tu sexualidad, o quieres que te diga algunos juegos sexuales, escríbeme a:
trey_has_a_mohawk@yahoo.com.mx

 


 

Para volver a SEXYCUENTOS, haga click aquí



 

¿Cansado de navegar buscando porno de calidad?

Aqui tienes el mejor contenido, recopilado para tu placer:

 

¿Escribes relatos eroticos? Mándamelos por mail (preferentemente en .doc) y los publicaré

latinas
sexo
sexo anal